chutándome un café antes del gimnasio

lunes, 11 de enero de 2016

Cuenta la leyenda que el café fue descubierto  en el año 850 en Egipto, por un pastor llamado Khaldi, se dio cuenta de que las cabras que comían de unas bayas rojas, saltaban y estaban con más energía de la normal.(Imagínate si además les hubiera puesto música).
     Khaldi se atrevió a probar por si mismo las bayas y tuvo un inusual incremento de energía tras su consumo. Khaldi se lo dijo a unos monjes que se decidieron a cocinar las bayas y hacer una bebida y así nació el café. Poco podía prever Khaldi que su descubrimiento ayudaría a los atletas en las generaciones futuras.

Images via tumblr.com
La cafeína, sustancia estrella del café, similar a la guaranina del guaraná, la teína del té y la mateína del mate, estimula el sistema nervioso central. La cafeína activa la eliminación de grasas (lipólisis),  los estudios han confirmado que la cafeína moviliza las grasas, exactamente “un aumento de la concentración plasmática de ácido grasos, aunque no se ha podido demostrar sin ofrecer dudas, que esto provoque un mayor consumo de grasas, y por lo tanto de una perdida de estas. y es muy fácilmente absorbida por las células. Es también un supresor del apetito.



La ingesta de cafeína en deportes de media o larga duración pueden contribuir de entre 10 y 20% de mejora de los resultados y hasta un 30% la aparición de los síntomas del cansancio. (el estudio  se realizó en personas no deportistas en el 2004).
    Tres tazas de café de 235 ml (250 miligramos de cafeína) por día, se consideran una cantidad moderada o promedio de cafeína y 10 tazas de 235 ml (8 onzas) se consideran un consumo excesivo.

Estudios realizados por investigadores de la nutrición en el ejercicio,  el "International Journal of Sports Nutrition ...", han podido demostrar que la cafeína reduce el dolor durante el ejercicio extenuante. No en vano la mayoría de medicamentos farmacéuticos para aliviar el dolor e incluso resfriados, contienen cafeína. El café  y el ejercicio podrían prevenir el cancer de piel.
PD: Me  voy a tomar mi dosis de café  y luego al gimnasio.
Y tu, tomas cafe?

7 comentarios:

Ginebra Blonde dijo...

Me confieso adicta al café y al té…y ahora más, sabiendo lo que maravillosamente nos has contado…aunque no sobrepaso los límites, no más de cuatro, entre los dos… Y nunca después de ciertas horas de la tarde/noche, pues acabo subiéndome por las paredes mientras el mundo duerme…

Me encanta visitarte y nutrirme con tus posts, amigo!! ;-)

Bsosss!!

Luis XL dijo...

@Ginebra: gracias por tu cálido comentario. De eso se trata de que te sientas bien aquí y juntos conozcamos cosas.

La cafeína no es adictiva, no produce síndrome de abstinencia como el tabaco u otras drogas. Pero si que podemos acostumbrarnos a las reacciones que produce en nuestro organismo, es decir aumenta nuestra tolerancia, por lo que para conseguir los mismos efectos cada vez tendremos que tomar más cafeína. Para mitigar esto, podemos establecer -uno o dos días de descanso (es lo que yo hago) sin probarla- semanales.

besoX miL

Ginebra Blonde dijo...

Muy cierto... Graciass, lo tendré en cuenta!! ;-)

Bsoss de madrugada!!

EL BIG CONDE dijo...

como le caliente el oido a la amiga Ginebra con su chamullo...usted no cambia mas amigo.ja gran abrazo y kissss para GInebra..me encanta verla subir las paredes mientras yo estoy mirando de abajo.! gran abrazo

Luis XL dijo...

@BIG CONDE: Jajaja usted siempre tan locuaz mi estimado. Le echaba de menos por estos lares, extrañaba sus mordiscos vampiricos.
Un abrazo XL mon amis!!

Juan Connor dijo...

Me encanta un cappuccino al compás de la música de jazz mientras comparto una dulce compañia.
Gran post Luis y como siempre con unas imágenes que huyen de la mediocridad campante en la red.
Salu2 !!
J. Connor

Nirvana dijo...

Yo me declaro adicta al café. Que bueno saber cosas agradables de nuestras adicciones, jeje.
Besos !!

Publicar un comentario